Printedify y la gravedad de una mala UX Translation

P

Cuando hablamos de UX Translation hablamos de la disciplina que se encarga de las traducciones de los textos. Algo a lo que casi nunca se le da la importancia que merece. Resulta muy molesto usar un producto o servicio que esté mal hecho, al nivel que sea. Si estamos visitando una web de producto y los textos están mal traducidos, nos puede generar frustración, dudas y desconfianza.

Por otro lado, la localización es una de las partes más importantes dentro de la UX Translation. Localizar significa adaptar las traducciones a otro idioma respetando sus características. De nada nos sirve una traducción literal si no tenemos en cuenta las peculiaridades y significados de algunas palabras en otro idioma. Los chistes, las palabras connotativas o las frases hechas forman parte del lenguaje y de la localización.

Vamos a ver un ejemplo para aterrizar estos conceptos y cómo puede afectar a la UX un mal trabajo de traducción y localización. Se trata de la web Printedify, un ecommerce de placas personalizadas de Spotify. Llegué a este web gracias a un anuncio en Instagram que me llamó la atención, pero una vez allí mi experiencia no fue muy satisfactoria…

Pritendify, placas personalizadas de Spotify

En la siguiente imagen podemos ver la web a la que llegué después de ver el anuncio en Instagram. Vamos a analizarla punto por punto a nivel de UX Writing.

Web de Printedify

En primer lugar, ya vemos problemas de UX Translation en el menú de navegación. El nombre del producto «Music P^laque» no está traducido y «Rastrea Tu Pedido» suena a traducción automática. Sería mucho mejor algo como «Sigue tu pedido», sin las capitulares, por cierto.

Al título «PRINTEDIFY Placa personalizada de Spotify», no le haría daño una coma o dos puntos entre la marca y el nombre del producto. Eso sí, este sería el menor de los problemas. El siguiente elemento es el que que genera la gran fricción con el usuario. La etiqueta «Guardar €37,99 EUR«. Una mala traducción del «save» en inglés, que en este caso pierde todo el sentido. Para más INRI, al tener este estilo, incluso parece que sea un CTA. Y por último, repite la moneda al principio y al final. Un auténtico despropósito.

El siguiente elemento es el texto «Busca por» junto a una etiqueta que pone «Canción». El texto está en imperativo y puede generar rechazo. La palabra «canción» tiene un estilo de CTA y lleva al error. No es un elemento clicable, podría estar integrado en el propio texto. Por otro lado, el texto del placeholder del campo de búsqueda es una traducción muy india, «Busca nombre de canción». Pero lo que es más grave es que este texto circundante pretende servir de guía al usuario y en realidad lo confunde; se puede buscar por artista o canción.

A continuación nos encontramos el CTA «Agrega Canción». De nuevo en imperativo y en indio. No costaba nada añadir un artículo, o mejor todavía, escribirlo en infinitivo. Es curioso, porque los dos CTA de compra sí que están bien escritos y en infinitivo.

Propuesta de mejora de UX Translation

A continuación veremos una propuesta de nuevos textos para ver cómo una buena traducción y localización ayuda a mejorar la experiencia del usuario. Evidentemente habría muchas opciones para mejorarlo, pero vamos a analizarla.

Propuesta de mejora de la UX Translation

En primer lugar, modificamos los dos elementos de menú. «Music P^laque» por «Placa musical» y «Rastrea Tu Pedido» por «Sigue tu pedido». También añadimos los dos puntos entre la marca y el nombre del producto en el titular de la página.

El elemento de la discordia, la etiqueta de «Guardar 37€», pasa a «Ahórrate 37€». La traducción pasa a ser correcta y utilizamos, ahora sí, el imperativo para diferenciarlo de un CTA en infinitivo. Y, evidentemente, eliminamos la duplicidad de la moneda.

A continuación, unificamos el texto de la búsqueda a «Encuentra tu canción«. Es un lenguaje más llano y se entiende perfectamente. Así evitamos la confusión con la palabra «canción», que parecía un CTA. También eliminamos el texto de dentro del campo de búsqueda; es innecesario. El usuario está acostumbrado a buscar una canción por artista o título.

El CTA «Agrega Canción» pasa al infinitivo y sin capitulares; «Agregar canción». Y finalmente, aprovechamos para hacer algún ajuste a nivel de UI, unificando criterios y tamaños de los elementos.

Conclusiones

¿Qué os parece? ¿Creéis que mejora la experiencia? ¿Se entiende mejor? ¿Propondríais otras opciones? Lo que está claro es que debemos prestar mucha atención a la UX Translation porque de ello puede cambiar radicalmente la experiencia de usuario, y por tanto, repercutir en nuestros objetivos de negocio.

Deja tu comentario

  • Soy traductora inglés-español y estoy aprendiendo un poco sobre UX writing en este último tiempo. No sé bien cómo llegué acá, pero me encantó ver este ejemplo que analizaste. Se ven claros los errores (o lo poco amigable que era la página antes) y cómo mejoró muchísimo con los cambios propuestos. Al parecer, hay mucho para seguir leyendo en este sitio. Gracias por compartir.

Sobre el autor

Eloy Urarte

Lead UX & CRO | MA Degree Lecturer. Crítico del “vale más una imagen que mil palabras”. Enamorado del storytelling y la experiencia de usuario.

Eloy Urarte

Lead UX & CRO | MA Degree Lecturer. Crítico del “vale más una imagen que mil palabras”. Enamorado del storytelling y la experiencia de usuario.

¿Hablamos?

Si quieres conocerme, insultarme o incluso contratarme...