UX Writing y el lenguaje inclusivo

U

El lenguaje inclusivo de género tiene dos objetivos claros: democratizar el lenguaje y ayudar a crear una sociedad más igualitaria y transparente. ¿Por qué tenemos que escribir en términos masculinos cuando tenemos otras opciones para incluir a toda la gente? Porque sea lo establecido, no es una razón de peso. Si utilizamos un vocabulario neutro y evitamos la generalización del masculino estamos ayudando a cambiar costumbres y a dar mayor visibilidad a todas las personas. Prácticamente, el lenguaje inclusivo debería entenderse casi como una obligación social y moral.

Consejos para el uso del lenguaje inclusivo

• Uso de pronombres y determinantes sin género. “El que suscribe”, no. “Quien suscribe”, sí.
• Sustituir el artículo “uno”, por “alguien” o “cualquiera”. “Cuando uno viene”, no. “Cuando alguien viene”, sí.
• Evitar el uso de adverbios con marca de género. “Muchos fueron convocados”, no. “Se convocó a mucha gente”, sí.
• Evitar el uso de “las/los” para incluir a las mujeres. “Los hombres y las mujeres”, no. Mejor “la población”.
• Evitar el uso del signo “@” o “x”. Básicamente es un recurso incorrecto e impronunciable.
• Evitar el uso de la barra inclinada: “/”. No ayuda a la legibilidad.

Veamos un ejemplo de un lenguaje no inclusivo en un diario generalista online de ámbito nacional. Analicemos si los copys son los que deberíamos usar:

Home de una cabecera generalista nacional

El CTA, o llamada a la acción, que el medio destaca en color amarillo en la parte superior derecha es sobre la suscripción de pago al medio. El microcopy utilizado es hazte socio/a. Por un lado, ya está utilizando el imperativo en lugar de un infinitivo o primera persona. Primer error. No debemos obligar a nadie a realizar una acción concreta. Debemos ser útiles y transparentes, no persuasivos. Es una de las diferencias entre el copywriting y el ux writing.

Por otro lado, no utiliza un lenguaje inclusivo; utiliza la barra inclinada para poner tanto el masculino como el femenino. Sí, es cierto; es mejor esto que no masculinizar por completo el texto. ¿Pero no sería más fácil optar por un copy tipo PLAN PREMIUM o APOYAR A X? Con estas opciones no solo utilizamos un lenguaje inclusivo, sino que ofrecemos claridad y un beneficio más evidente.

Si analizamos el titular también encontramos la falta del lenguaje inclusivo. El titular podría ser “la población madrileña“, en lugar de “los madrileños“. Además, siendo quisquilloso, si soy madrileño y vivo en Barcelona, ¿qué hago?

¿Y qué pasa si decidimos hacer clic en ese botón? Pues sucede lo siguiente:

Página de suscripción a una cabecera generalista nacional

Como dijo Jack el Destripador, vamos por partes. Empecemos por el titular: “Hazte socio, hazte socia”. Es un intento de lenguaje inclusivo, pero poco afortunado. Parece más un recurso para salvar los muebles que un titular bien pensado. Qué tal si fuera algo tipo “Tu ayuda es imprescindible”. No es necesario que hablemos todo el rato de hacernos socios. Esto no es un club. Es un modelo de suscripción.

En el párrafo utiliza “lectores comprometidos como tú”. Primera masculinización, pudiendo utilizar “lectores y lectoras”. Después llegamos al CTA principal: HAZTE SOCIO. Aquí ya nos hemos olvidado de la barra inclinada y de todo. Podríamos utilizar algo como “HACERME PREMIUM”. ¿Es atractivo hacerse socio de algo? ¿O es mejor unirse a algo premium?

Buenas praxis de lenguaje inclusivo

No deberíamos usar frases como “la cultura nos pertenece a todos”, “aumentar el universo de beneficiarios” o “que contó con la participación de más de tres mil ciudadanos“. Sería mucho mejor modificarlas así: “la cultura pertenece a toda la ciudadanía”, “aumentar el universo de la población beneficiaria” o “que contó con la participación de más de tres mil personas“.

¿Qué es más inclusivo? “Diversos actores de los sectores artísticos” o “una diversidad de actores y actrices de los sectores artísticos“. “Derechos laborales de los artistas” o “derechos laborales para el gremio artístico“. Siempre hay una manera de encontrar una vía que sea inclusiva y es nuestro deber llegar a ella.

En definitiva, he tenido que volver a leer mi post antes de publicarlo para ver si yo mismo había cometido el error de no utilizar el lenguaje inclusivo. Eso es lo que debemos marcarnos a fuego. La falta de costumbre hace que parezca más difícil, ¿pero no vale la pena intentarlo?

Deja tu comentario

Sobre el autor

Eloy Urarte

Lead UX & CRO | MA Degree Lecturer. Crítico del “vale más una imagen que mil palabras”. Enamorado del storytelling y la experiencia de usuario.

Por Eloy Urarte

Eloy Urarte

Lead UX & CRO | MA Degree Lecturer. Crítico del “vale más una imagen que mil palabras”. Enamorado del storytelling y la experiencia de usuario.

¿Hablamos?

Si quieres conocerme, insultarme o incluso contratarme...